Como evitar que tu divorcio no disputado se convierta en disputado en New York

Si estás pensando divorciarte en New York, y quieres saber cómo evitar que tu divorcio no disputado, divorcio de acuerdo, se convierta en un divorcio disputado, pues aquí te lo contamos.
Como ya sabrás un divorcio disputado es extremadamente costoso, tanto en dinero como emocionalmente, pues tendrás que pagar una serie de tasas, honorarios de expertos y de abogados, entre otros gastos, sin contar que durará mucho tiempo, más de un año.

Por lo que te conviene mucho que tu divorcio sea no disputado, es decir que tu esposo o esposa no contradiga tu demanda de divorcio, o no conteste en los cuarenta días que tiene para hacerlo, pero esto como se puede lograr te preguntarás, pues aquí lo veremos.
Evitar que tu divorcio no sea disputado es tan simple usando el siguiente razonamiento.: no tiene que existir motivos de desacuerdos para que no sea contradicho, y eso como se logra, pues resolviendo las materias de conflicto antes de acudir al divorcio.
Así que primero identificaremos cuales son las materias de conflicto que llevan a que un divorcio se transforme en disputado, así tenemos las siguientes cosas que no deberás dejar sueltas.
La manutención para ti o para tus hijos, este tema lo puedes resolver antes del divorcio mediante acuerdo o mediante arbitraje, conciliación, o acudiendo al juzgado, por lo general estos trámites por separado son muy rápidos.
La custodia de los hijos, esto también lo puedes solucionar antes del divorcio llegando a acuerdos o acudiendo a los tribunales.
Los bienes del matrimonio, esto también lo puedes solucionar antes del divorcio mediante acuerdos o mediante los tribunales.

Como abogado, te diré que la mayoría de los divorcios se dilatan y se hacen costosos por estos tres temas no solucionados, por lo que incluso deberás calcular que te resulta mejor, perder económicamente en un acuerdo o gastar más en un proceso, aquí se aplica el dicho antiguo: más vale un mal arreglo que un buen pleito.

Finalmente, ten en cuenta que si estos tres temas tratas de solucionar antes del divorcio, será más fácil, ya que no existirá las emociones negativas que se producen cuando tu cónyuge se entera que lo has demandado por un divorcio, pues allí sí que se pondrá furioso y más intransigente.
Así que está en tus manos hacer que tu divorcio sea no disputado y no se torne en una causa de estrés emocional, pues solo hay que planear bien las cosas para obtener un buen resultado jurídico.